Los Proyectos GEF “Humedales Costeros” y “Conservación de Especies Amenazadas”,  intercambiaron en terreno conocimientos y buenas prácticas generadas en predio piloto del queule.

Emprendedores de la comuna de Tortel, en la región de La Araucanía, viajaron hasta el predio piloto San José, ubicado en el límite comunal de Penco y Tomé en la región del Biobío, para conocer la experiencia de conservación del árbol nativo queule y de la Iniciativa “Conservación de Especies Amenazadas” (MMA-FAO-GEF). 

Gracias al encuentro, autoridades locales, equipo técnico y beneficiarios visitaron un piloto desarrollado por la Iniciativa de Conservación, junto a la Familia Escalona- Insunza, con la implementación de un sendero con fines de educación ambiental y de turismo en torno a un bosque nativo con gran presencia de queules y pitaos, en muy buen estado de conservación.

Asimismo, la delegación tuvo la oportunidad de conocer las acciones de restauración del bosque nativo realizadas en el lugar, a través de exclusión de ganado, reforestación y control de especies exóticas no deseadas, todas estas buenas prácticas implementadas en torno al árbol,  declarado Monumento Natural en 1995.

Durante la actividad fueron recibidos por el seremi del Medio Ambiente del Biobío, Oscar Reicher, en compañía de la directora (s) de INDAP, Jeannette Larenas; el director de CONAF, Rodrigo Jara, y la Seremi de Agricultura, Pamela Yáñez,  con quienes recorrieron el sendero. 

El seremi del Medio Ambiente comentó que: “el Presidente Gabriel Boric nos planteó el ser un gobierno ecologista y es muy importante estar en terreno para valorar lo que se hace en torno a la conservación como forma de vida, una forma de subsistencia sin que se transforme en una actividad extractiva que dañe el ecosistema. Este tipo de experiencias entregan contenido para que desde Medio Ambiente se articulen con las distintas instituciones un apoyo concreto para la conservación”.

Por su parte, Joaquín Henríquez, seremi del Medio Ambiente de la Región de La Araucanía, expresó que el recorrido por el bosque de queules “fue una experiencia maravillosa, gratificante y enriquecedora.  El  conocer a la familia y sus esfuerzos por conservar, de la mano del GEF, nos permite recoger sus conocimientos ya que buscamos replicar estas buenas prácticas que nos motivan a trabajar junto al GEF Humedales Costeros”. 

La coordinadora para la macro zona sur de la Iniciativa Conservación de Especies Amenazadas, Fabiola Lara, destacó que el desafío que se ha asumido a partir de la experiencia de los predios pilotos, ha sido la forma cómo se despliegan los profesionales en los distintos territorios. “Hemos buscado  integrar la biodiversidad y la protección del medio ambiente dentro de los hábitat de las especies los que son altamente productivos, lo que ha implicado una permanente capacitación para los agricultores, y también a los funcionarios públicos en lo que dice relación a las buenas prácticas para la conservación y eso ha sido un importante avance”.

El cierre de la jornada estuvo marcado por la entrega de plantas de queules, un regalo que la delegación de La Araucanía recibió con gratitud, a la vez que agradeció la acogida que el matrimonio propietario del predio entregó durante la visita. Al respecto, Héctor Escalona agradeció muy emocionado el interés por valorar el esfuerzo familiar realizado. “Lo que hacemos es lo mínimo, y esta visita nos llena de energía para seguir queriendo la naturaleza que nos entrega tanto, el ver que otros también quieren lo mismo, me refuerza que no estábamos equivocados, que el camino de la conservación es el único que podemos seguir”, finalizó.

La Iniciativa “Conservación de Especies Amenazadas”, es ejecutada por el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), impulsada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente (GEF, por su sigla en inglés).

Menú