Con el seminario denominado “Ciencia y gestión ambiental como alianza para la conservación del queule (Gomortega keule) y otras plantas nativas en el centro sur de Chile”, la iniciativa para la Conservación de Especies Amenazadas MMA/FAO/GEF, cerró sus actividades en el territorio en relación a la especie queule.

Distintos invitados expusieron los avances en el conocimiento en torno al comportamiento de la especie, mostrando  como eje temático central el impacto que provoca el cambio climático y el preocupante escenario en torno a su existencia.

La actividad se desarrolló en el auditorio Marta Montory de la Universidad San Sebastián, en Concepción, hasta donde llegaron autoridades, investigadores y habitantes del territorio, todos para aportar a la generación del conocimiento a través de la experiencia desarrollada estos años junto a la Iniciativa para la Conservación de Especies Amenazadas, instancia ejecutada por el Ministerio del Medio Ambiente, implementada por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y financiada por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF, en inglés), lo que en la práctica se ha reflejado en  esfuerzos públicos y privados para la implementación de buenas prácticas productivas, generando una coexistencia entre actividades productivas y la conservación de especies  como el queule.

En sus palabras de bienvenida, el Seremi del Medio Ambiente del Biobío, Oscar Reicher, destacó que “ha sido una decisión valiente el  avanzar hacia la protección de la biodiversidad. Como país enfrentamos desafíos importantes, y debemos implementar principios tales como que el conservar tenga incentivos, en este sentido este proyecto nos ha permitido compartir con distintas familias que han tomado la decisión de tener un espacio de conservación. Quiero valorar y agradecer esta disposición para avanzar hacia la protección de la biodiversidad y reconocer los aportes logrados por este proyecto  e instar a  que los aprendizajes, las buenas prácticas, puedan quedar en la institucionalidad y que se sigan implementando en nuestro país”.

En tanto el Seremi del Medio Ambiente de la Región de Ñuble, Mario Rivas, dijo que “el desafío actual de enfrentar una crisis climática es  hacerlo de manera colaborativa entre la academia y su   generación de conocimiento y cómo se transfiere este a las familias y cómo la agricultura se logra desarrollar de forma más sustentable. Es muy valorable que personas de distintos sectores se sienten a conversar, y permitir que el conocimiento se pueda aplicar para avanzar hacia la protección del medio ambiente”.

El primero en exponer fue el investigador austrialiano, David Boshier, quien se encuentra de visita en Chile como parte del proyecto MEC “Fortalecimiento de la actividad científica y de formación superior para la conservación de la biodiversidad”, quien  aprovechó de compartir su experiencia al grupo de colaboración del plan RECOGE Queule y el Subcomité Queule del proyecto “Especies Amenazadas”.

Durante la jornada también se reconoció el valioso aporte de los propietarios de los predios con presencia de queule tanto de las regiones de Biobío como de Ñuble. Victoria Inzunza, Héctor Escalona, Jorge Silva, Patricio Varas de la Jara, Ricardo Cuevas, y René Ibáñez, fueron distinguidos con un galardón.

Muy emocionados agradecieron el apoyo recibido. Héctor Escalona de Tomé, dijo que “junto a mi señora Victoria hemos trabajado de corazón, lo hacemos porque conocemos el valor del bosque nativo y aunque a veces hasta pelea nos sale, seguimos en la lucha por conservar, invertimos cada ingreso que tenemos porque existe un compromiso real, por eso agradecemos el apoyo recibido durante estos años”. 

Jorge Silva, propietario del sector Rancho Grande, expresó que su vida experimentó un cambio en 180 grados. “Agradezco la oportunidad de haber sido beneficiario del proyecto GEF, ya que pude cambiar mi visión del bosque. Por mi trabajo en una forestal y sin saber produje mucho daño con la quema indiscriminada de bosque nativo. Hoy con orgullo digo que amo la naturaleza y tengo el honor de tener 60 queules en mi predio que en un futuro serán un bosque que entregará oxígeno a este planeta. Gracias al proyecto implementamos un sistema de riego y también un huerto agroecológico…muchas, muchas gracias”.

La coordinadora para la macro Zona Sur de la Iniciativa para la Conservación de Especies Amenazadas, Fabiola Lara, en sus palabras al cierre, destacó el trabajo colaborativo logrado en estos años de ejecución del proyecto, “hubo un trabajo mancomunado de gobernanza entre las distintas comunidades y servicios públicos. Como proyecto sentamos las bases y abrimos puertas para avanzar en la protección de la biodiversidad con la promoción de buenas prácticas que esperamos se repliquen en distintas escalas y quedó establecido el desafío de poder trabajar con INDAP para incorporar fomentos para la producción predial con criterios de conservación”. También  dejó abierta la invitación a seguir trabajando a través del proyecto + Bosques de FAO y CONAF, que ofrece oportunidades para la restauración a través de la postulación a fondos.

Otras  ponencias expuestas en el seminario fueron “Instrumento de gestión: Zonas de Interés de Valor Ecológico Comunal”, a cargo de  Cristian Muñoz, encargado de Medio Ambiente de la Municipalidad de Tomé; “Mapas de zonas genéticas para Gomortega keule basados en genómica del paisaje”; expuesto por la doctora Ariana Bertín, de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Concepción; “Herramienta para planificar y gestionar conservación, y vulnerabilidad de Gomortega keule al cambio climático”, expuesta por Diego Alarcón, del Proyecto FONDECYT Postdoctoral 3200675 – Universidad de Chile; “Monitoreo de plántulas de queule: la regeneración en jaque”, a cargo del doctor Diego Muñoz, del Departamento de Ciencias Agrarias de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Católica del Maule, para finalizar con la exposición de Jocelyn Esquivel, Especialista Técnico Regional, Región del Biobío, Proyecto + Bosques, CONAF/FAO y la charla “Más Bosques, un desafío conjunto contra el cambio climático”.

Menú